Pandas everywhere!

Hoy os traigo un post diferente en el que Clàudia nos hace de modelo. ¡Bieeen! 😀 Y es que tenía que enseñaros esta falda de My Nube Azul tan especial y llena de pandas (se me enamora el alma…) que ya se ha convertido en nuestra favorita, la mía cuando se la veo y la suya cuando la lleva.

IMG_3753

Descubrí esta marca hace tan sólo unos meses pero ya la sigo sin falta. Su creadora es Sonia, una mami de dos pequeños que un día decidió dedicarse a confeccionar productos y prendas para bebés y decoración infantil de forma totalmente artesanal: ella, sus manos y su máquina de coser. Para mí, eso hace que una prenda o cualquier artículo adquiera todavía más valor. Además, ella no pone en venta nada que no haya probado antes concienzudamente con sus dos pequeños, parte esencial de My Nube Azul. Ella les llama I+D y Pequeño Control de Calidad ;). La marca ha ido creciendo y recientemente se ha ampliado el equipo, con lo que podemos encontrar más variedad en su catálogo.

IMG_3761

IMG_3768

Me encantó esta falda desde que la vi como novedad en su perfil de Instagram, en el que podéis seguir todas sus creaciones, proyectos, novedades… y preguntarle para cualquier cosa. Me pareció tan bonita… El estampado es genial y muy divertido (¿¿qué me decís de esos pandas pegados a su bambú??), el color mostaza me gusta mucho, pero ese reborde con madroños ya me pareció el toque que marcaba la diferencia. Además, todas las prendas de ropa My Nube Azul están hechas con telas de algodón de calidad, perfectas para los más peques.

IMG_3755

Andaba yo buscando camisetas blancas o negras para combinar la falda con algo básico y poder darle todo el protagonismo… cuando mi amiga Lupe encontró esta en Zara. ¡Lleva un panda en el bolsillo! Tuve que hacerme con ella, por supuesto… Además, Clàudia es una niña todoterreno, jeje…, y sus Converse blancas me parecieron la mejor opción para darle un punto más sport al look. Medias y calcetines altos porque el frío ya llegó… y para eso siempre compro Cóndor porque duran un montón y encuentro además una gama enorme de colores donde elegir.

IMG_3763

Tienen muchas más prendas y artículos con esta misma tela. De hecho, yo tengo mi propia cinta para el pelo, a juego con la falda de Clàudia, que os enseñaré un día de estos… Me encantan las telas que usan y ya ando pensando en cositas para mi bebé… ¡Gracias por esta maravilla, Sonia!

IMG_3779

Carta para Clàudia… Feliz cumpleaños :)

9:33 h. ¡¡Feliz cumpleaños, Clàudia!! ¿¿3 añazos ya?? Cuántos recuerdos me vienen a la mente… Hoy te voy a contar la historia que tanto tiempo llevo guardada…, la historia de cómo viniste al mundo.

Mi embarazo contigo fue en general relativamente “fácil”. Me invadió la hormona de la felicidad y al menos esa era mi sensación. Cualquier mínima o máxima molestia me parecía una tontería. Estaba siempre de buen humor, le quitaba importancia a todo, apenas discutía… Tú estabas dentro de mí, pronto íbamos a conocerte y eso era lo único importante. Todo iba bien.

Llegó el tercer trimestre, avanzó, nos acercábamos cada vez más a la recta final… y las cosas empezaron a cambiar. Una diabetes gestacional que me preocupaba, que me daba la lata…, pero lo que peor me sentó fueron las últimas ecografías. Decidiste no encajarte “donde tocaba” e hiciste una sentada en toda regla, jeje… Lo que llaman posición podálica. Aún había tiempo para que te movieras, me decían, pero si al final no era el caso… habría que programar una cesárea.

¿Cesárea? ¿Cómo? ¿Mi embarazo idílico iba a acabar en cesárea? ¿¿Programada?? ¿Mi plan de parto a la porra? ¿Pero qué me estaban contando? ¿Tanta preparación, tantas clases preparto para nada? Esas clases que al final se centran más en prepararte para las contracciones de parto, para un parto vaginal… Hoy en día mi visión sobre eso ha cambiado tanto… He aprendido que eso no se planea, que lo decide tu bebé, la vida o quién sabe y que todo pasa por algo. Y es que todo aquello me enseñaría mucho, más de lo que yo creía… Pero eso ya viene después ;). La cuestión es que en ese momento aquello para mí era un drama, y todo momento merece su tiempo y su respeto. ¿Quién me había preparado a mí para una cesárea? ¿¿Programada?? ¿Y eso cómo iba?

En el hospital donde ibas a nacer, el que nos tocaba por zona de residencia, nos contaron que el papi no podría entrar a quirófano y que cuando nacieras te irías con él y la familia a la habitación hasta que yo me recuperara de la intervención en unas horas. ¿¿Cómo?? ¿9 meses dentro de mi ser, dándote todo de mí, y me iba a pasar horas sin verte en cuanto nacieras? ¿Y qué pasaba con la lactancia, para la que tanto me había preparado? ¿¿Pero se habían vuelto locos??

Lo que peor llevaba es que sentía que nadie me comprendía. Estaba harta de escuchar “No pasa nada, lo importante es que la niña esté bien”. ¿En serio alguien dudaba de que lo importante para una madre es siempre que su bebé esté bien? Pero dando eso por hecho… a mí me amargaba pensar que te iban a separar de mí. Y que tu padre, que taaanto apoyo suponía para mí, que siempre estaba a mi lado, que se esforzaba siempre por comprenderme…, no fuera a estar con nosotras en ese momento taaan importante. También él quería verte nacer y es que nos olvidamos tan fácil a veces de la figura de los papás…

Lo intenté todo para que te dieras la vuelta…, tooodo lo que me proponían. Pasear a gatas por casa, colocarme a ratos en postura mahometana…, hasta la moxibustión, una técnica de medicina alternativa en la que se infunde calor sobre un punto determinado del cuerpo con la ayuda de la moxa, una especie de puro. Nuestra matrona enseñó a tu padre para que pudiera ayudarme él varias veces al día. Aquello era un show y ahora nos reímos tanto… Me propusieron también practicarme una ‘versión manual externa’ en el hospital. Podía funcionar en un 50-60% de posibilidades, me informaron de todo lo que suponía, en qué consistía… Consultamos con nuestra matrona (otro gran apoyo) y nos lo recomendó, así que… a por ello.

Nos derivaron a otro hospital, uno de los pocos donde se practicaba esa técnica, que no fue nada fácil para mí… Casi conseguían darte la vuelta pero… tú volvías a tu posición inicial. Era lo que tú habías decidido. Punto. Desde ese momento lo entendí así, lo asumí, aprendí que no puedo ser yo la que decida el camino de mi hija, algo tan aplicable a tantas cosas… Así eran las cosas y así las íbamos a respetar. Pero no me iba a quedar de brazos cruzados… Las circunstancias que eran tenía que vivirlas de la mejor forma posible.

Nos informamos entonces en ese hospital, a 2 semanas de que se programara la cesárea. Yo tenía que seguir buscando opciones de mejora y bendita la hora en la que llegué a ese hospital y a ese equipo de gente que trabaja en él. Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, uno de los hospitales pediátricos y obstétricos de mayor referencia en Europa. Y lo menciono porque… lo merece. ¿Cómo lo hacían allí? ¿Qué pasaba con las cesáreas? El Hospital Sant Joan de Déu cuenta para los nacimientos con el Programa MARE, que respeta la maternidad en todo su proceso de embarazo y postparto inmediato, que permite a la madre estar en todo momento con el acompañante que elija y, por supuesto, que no se separe de su bebé y se favorezca ese vínculo tan importante en los primeros minutos y horas, ya sea en el caso de partos vaginales o por cesárea, salvo que entrañen algún riesgo importante que prevalezca.

¡Aquello era perfecto! ¡Por fin algo que sonaba lógico en pleno siglo XXI! ¿¿Era posible que nacieras allí?? Nos ayudaron en todo desde el primer momento y salimos de allí con una cita para que revisaran todo mi embarazo. Si seguías sin darte la vuelta, había que programar la cesárea en menos de 2 semanas y no había tiempo que perder. En esa cita se pusieron al día con nosotros, contigo y con el embarazo. Todo con tanto cariño… Siguieron controlando todo lo necesario en ese escaso tiempo y aquel miércoles 7 de enero volvíamos a tener una cita. Si todo seguía igual saldríamos de allí con la cesárea ya programada. Y así fue… Tú erre que erre hasta el final, jeje… ¡Di que sí, hija! 😛

Aquella ginecóloga consultó la agenda de quirófanos y nos dijo… “¿Qué hacéis mañana, 8 de enero? Ingresáis en unas horas y mañana, a primera hora, ¡a quirófano!”. ¿¿¿Qué??? ¡¡Pero qué emoción!! ¡Clàudia, te íbamos a conocer en menos de 24 horas! Aquello al final tenía poco de programado xD, era dicho y hecho. Nos daba tiempo de volver a casa, adecentarnos un poco, coger todo… ¡y al hospital! ¡Que papi salía de trabajar esa mañana y no había dormido apenas! Ay chico…, lo de dormir a placer ya se te había acabado 😛

No me preguntes por qué, no sabría explicarlo, pero… aquellas horas ya ingresada las pasé tan tranquila… Dormí esa noche en el hospital como un lirón. Me habían transmitido tanta confianza…, sabía que no os iban a separar de mí y con vosotros a mi lado nada podía ir mal. Por la mañana madrugamos, me duché, tus 4 abuelos ya estaban allí al poco esperándote… y aquel celador tan majo nos acompañó ya a quirófano. Pasé allí un buen rato conectada a una bomba de insulina debido a mi dichosa diabetes gestacional, pero todo estaba controlado. Me sentía tan bien cuidada… Aquella enfermera pasaba a verme todo el tiempo, me explicaba cómo iba a ser todo, no me dejaba sola… Bromeaba, me hacía reír y me relajaba.

Y me pusieron ya la epidural mientras papi se iba a vestir para quirófano. Apareció con aquel traje verde, gorro, mascarilla… Me preguntaron “Aquí te traemos a tu marido. Es este, ¿verdad?”. “Puesss… creo que sí xD”. El ambiente era muy distendido, se presentó todo el equipo, me pidieron permiso para poner música… ¿¿Cómo no?? Yo siempre tan enganchada a escuchar música desde pequeña, me relaja, me hace feliz… ¡Música, por favor! Y así poco a poco fueron haciendo mientras nos iban contando al detalle, haciéndonos partícipe de todo, seguían haciéndome reír… Y a las 9 y 33… naciste TÚ. Y así de risueña eres. Naciste en paz, entre música y sonrisas, allí presentes las dos personas que más te quieren. No podía ser de otra forma…

Yo estaba conectada a mil cosas pero te entregaron a papá y él te colocó en mi hombro, al lado de mi cara… ¡Qué delicia sentirte! Y así te sostuvo mientras me cosían la cicatriz. Acabó con una buena contractura xD pero nada iba a hacer que te separaran de mí… Estuvimos en la sala de recuperación los tres juntos, ya tú conmigo al pecho, empezando la lactancia ¡y sin poder dejar de alucinar! Pasamos allí los tres las horas necesarias y así fue como al final subimos a la habitación para conocer a tus abuelos. Siempre los tres juntos…, siempre un equipo.

Al final… todo fue bien. No cambiaría por nada tu forma de venir al mundo. Fue como tenía que ser. Los tres juntos, los tres felices, tú tranquila y feliz. Me enseñaste a no planear tanto y a afrontar lo que viene, me enseñaste que lo insospechado puede acabar siendo lo más bonito… El primer día tras una cesárea… fue algo duro, no poder levantarme, no poder cambiarte tus primeros pañales, tener tanto dolor… pero la experiencia de esa mañana me había enseñado tanto… que me sentí más fuerte que nunca, con ganas de levantarme en cuanto me dejaran, aunque sintiera agujas en mi vientre en aquel día… Tú  me enseñaste que era más fuerte de lo que creía y me sentía feliz porque no dejé de intentar nada hasta que lo conseguimos, estar juntos.

Me enseñaste a respetar tu camino, tus ideas, tus decisiones…, siempre apoyándote y a tu lado. Mi mariposa, de la que siempre hablo…, con la que ya mi gente me identifica, la que aparece en la cabecera de este blog, la que te simboliza a ti y todo lo que me enseñaste cuando naciste. Cuando estaba embarazada y supimos cómo iba a tener que ser todo acabábamos de pegar un vinilo precioso de mariposas en la pared de tu habitación. Lo miraba y sentía que tú eras una de ellas, aquella oruga que se iba a convertir en una preciosa mariposa, libre, siguiendo su camino… Esas mariposas que te hipnotizan cuando las miras. “Libre como una mariposa”, me decía. Sabía que un día tendría que dejarte volar… pero siempre iba a ir tras tu rastro, hipnotizada con tu aleteo.

Y hoy… es tu cumpleaños, cumples 3 años y me recuerdas también que hace 3 años nos convertiste en papás. Nos haces más felices cada día si cabe. Nos pusiste (y nos pones) al límite, en lo bueno y en lo malo… La maternidad (y la paternidad) no es nada fácil, no nos engañemos, y hemos llorado, hemos sufrido, hemos tenido mil dudas, hemos dormido muchísimo menos, hemos ido a veces de un lado a otro como pollos sin cabeza xD y todo eso nos quitó a veces hasta la salud, de hecho todo sigue y seguirá sucediendo igual, peeero… todo se compensa con la enooorme parte buena que supone tenerte en nuestras vidas. Lo llenas todo, pequeña…, todo. Y en tus 3 años sólo podemos desearte… lo mejor. No queremos que seas perfecta para el mundo, para nosotros ya lo eres. Sólo queremos que disfrutes de la vida, que seas feliz, con lo bueno, con lo malo…, que aprendas a tomar tus propias decisiones, que igual algunas o muchas veces te equivocarás… pero que aprendas y crezcas con cada uno de tus errores. Que valores como eres, porque eres taaan especial… Feliz cumpleaños, mi vida. Te queremos.

Mama.

Adam, el juguete que no existe

¡Hola de nuevooo!

Después de casi mes y medio de parón obligado que me ha sabido fatal… ¡por fin de vuelta! Ya me apetecía liarme a escribir… Lo hago con un buen motivo, y es que hoy os presento una campaña con la que pensé “¡Ya era hora!” cuando me la mostraron en la segunda edición del Mama Meeting BCN, al que tuve la oportunidad de poder asistir y del que os hablaré también en breve.

Sí, ya era hora que alguien le pusiera voz al tema. ¿Qué pasa con los juguetes (y al final un poco todo en general…), que parece que hay que clasificarlos en ‘para niños’ o ‘para niñas’? ¿Por qué el rosa y el azul tienen que definir a nuestros hijos? ¿Por qué las herramientas para niños y las muñecas para niñas? ¿Por qué no dejarlos decidir libres, sin estereotipos?

15

De esto precisamente va la iniciativa de Abacus para estas Navidades, de nuestros estereotipos… ¿Conocéis Abacus? Son una cooperativa dedicada principalmente a la venta de productos y servicios culturales y educativos, con tiendas en Catalunya, Valencia y Baleares. Seguro que las que sois de la zona los conocéis de toda la vida. Y en este caso nos recuerdan que somos nosotros, los adultos, quienes construimos a los niños un entorno basado a veces en prejuicios de género. Deberíamos elegir los juguetes que regalamos en función de lo que pueden despertar en cada niño o niña y no por la presión de género según el tipo de juego, el color…

Por todo esto, Abacus lanza esta campaña con el lema ‘Esta Navidad, no compres estereotipos’ y crean a Adam, un muñeco ‘hecho especialmente para niños’, con brazos y piernas más fuertes. ¿Creéis que es necesario un juguete así? Abacus cree que no… Por eso Adam es ‘el juguete que no existe’ y nos invitan a reflexionar en su proyecto con la pregunta “¿Dejarás que tu hijo juegue a ser padre esta Navidad?”.

Adam, el juguete que no existe, se representa en esta cajita, que contiene un manifiesto infantil y unas gafas de cartón para ver el mundo sin estereotipos. De venta en cualquier establecimiento Abacus, sólo cuesta 2 €. Con su compra contribuimos a la lucha contra los estereotipos en la infancia y la recaudación íntegra se destina al programa EnCORatja’t de Fundesplai (Fundació Catalana de l’Esplai), que lucha por la violencia cero y la igualdad de oportunidades y capacidades entre niños y niñas. Además, la caja ha estado producida por el Grupo Cooperativo TEB, que trabaja por la integración de personas con discapacidad intelectual.

dav

Con las gafas puedes compartir en redes sociales tu mirada sin estereotipos usando el hashtag #lajoguinaquenoexisteix. De esta forma podrás ganar una de las 5 tarjetas regalo de Abacus Cooperativa con valor de 50 € cada una. Aquí nos tenéis a nosotras: todas las mamis participantes en el Mama Meeting BCN (os las presentaré en el post sobre el encuentro) unidas por la causa ¡y con nuestras gafas!

adam

(Foto de Abacus Cooperativa en Al Teu Aire – Sala Colònia)

En la web La joguina que no existeix podréis encontrar más información sobre este proyecto y sobre el tema en general, además de ideas sobre qué podemos hacer los padres para evitar estos prejuicios de género. Abacus nos presentó, además, su catálogo de juguetes para estas fiestas, que apuesta por una Navidad comprometida con estos y otros valores. Presentan las secciones de juguetes con bonitas fotografías de las que vosotras mismas podéis sacar conclusiones…:

dav

dav

bty

dav

En la portada de este post podéis ver también a Clàudia, mi peque, con sus gafas para la campaña, aunque ella no las necesita para ver sin estereotipos. Disfruta con su cocinita, su caja de herramientas de madera… y le pide este año a los Reyes Magos accesorios para sus muñecos y muñecas y una pista de entreno para coches de carreras. ¿Y por qué no? Ella es quien me motiva para renovarme cada día y me hace ver que la vida es de mil colores 😉 ¿Y vosotras? ¿Os animáis a vaciar de estereotipos vuestra mirada?

Nuestra Matildas Lit Kit de octubre

¡Ya tenemos en casa nuestra nueva Matildas Lit Kit! En casa la esperamos con ganas y Clàudia la llama “la caja bonita”, y es que siempre trae mucho color y entretenimiento para ella. ¿La conocéis? ¿Qué es Matildas Lit Kit…?

Matildas Lit Kit es una suscripción mensual de libros infantiles en inglés acompañados de varias actividades siempre creativas y de aprendizaje del idioma, así como el material necesario para realizarlas. Además, mediante audios publicados en Instagram, nos ayudan con la pronunciación de algunas de las palabras más destacadas del libro en cuestión. Su lema es ‘Leer, aprender, crear’ y su objetivo es que los niños disfruten con ello y en compañía de su familia.

Cada mes se centran en un tema (colores, transportes, comida…) y existen dos modalidades de kits, Maxi Box y Mini Box. Nosotros elegimos la Mini Box, que contiene 1 libro y 2-3 actividades. La Maxi Box contiene 2 libros y 3-4 actividades. Podéis encontrar más información en su web.

dav

A mí me cuesta encontrar libros chulos en inglés para Clàudia y creo que Matildas Lit Kit hace una buena selección. En su web indican que esta suscripción está pensada para niños de más de 6 años, pero puedes escribirles si te gusta la idea para tu peque de menor edad y ellos intentarán adaptarla lo más posible. En mi caso ha sido así. Les escribí y hasta el momento hemos recibido libros adaptados a su edad (este es nuestro segundo mes suscritos), incluso alguna vez me han consultado antes de hacer el envío. Muy contenta con su servicio de atención al cliente.

Hoy os enseño lo que trae nuestra Matildas Lit Kit de octubre, centrada en nuestro caso en el tema Colores (como os digo, no recibimos la caja que se suele enviar a la mayoría ya que intentan adaptarla a la edad de Clàudia).

Libro

dav

‘Mix it up!’, de Hervé Tullet, un best seller entre los libros infantiles, editado en inglés por Chronicle Books. Muy sencillo y adecuado para Clàudia, un libro-juego que interactúa con el niño para aprender los colores y qué pasa cuando los mezclamos. Nos ha encantado, es muy divertido y educativo a la vez.

dav

Actividades

Colour Mixing. Varias láminas con instrucciones para que el peque ponga en práctica lo mismo que enseña el libro: experimentar con los colores, mezclarlos y conseguir otros nuevos.

dav

Pancake and Syrup. Más láminas con dibujos para pintar y demás recomendaciones para experimentar nuevas texturas usando agua y papeles de colores.

dav

Handprint: A burst of colours! En esta lámina el peque experimenta con sus propias huellas y aprende el nombre de los colores en inglés.

dav

Materiales

  • Cajita con 5 témperas en varios colores y pincel, de Jovi.
  • Brocha infantil, más gruesa, también de Jovi.
  • Distintos papelitos de seda en montón de colores.

dav

Además, cada caja trae siempre unos pequeños sobres con tarjetas, unas con palabras para aprender el vocabulario del libro en cuestión (que podemos complementar con los audios de Instagram) y otras en blanco para anotar nosotros las palabras que queramos. Clàudia es demasiado peque para esas tarjetas pero sí nos sirven al papi y a mí para leerle el libro. También se incluye una ficha que nos detalla el contenido de la caja y nos explica cada una de las actividades.

dav

Hoy sólo os la presenté e intenté enseñárosla al detalle para que podáis conocerla bien, pero ya os iré mostrando más por Instagram a medida que vayamos realizando todas las actividades y podáis verlas en acción. Como decía, es algo que a Clàudia le está gustando mucho, le divierte. A nosotros nos permite seguir fomentando que aprenda inglés o no le parezca algo extraño y disfrutamos con ella los ratitos de lectura y manualidades. Además, debo decir que a su padre y a mí también nos hace reforzar nuestro inglés y al final aprendemos todos, jeje…

¿Conocíais este Lit Kit? Yo lo conocí cuando Mami Maravilla nos habló de él ¡y menudo descubrimiento! ¿Qué os pareció? ¿También leéis en inglés en casa? ¿Os gustan este tipo de suscripciones? ¡Contadme y hasta pronto!

[EDITO: Han cambiado recientemente (de forma posterior a la publicación de este post) las modalidades de kits y los baremos de edad, pero el resto viene a ser más o menos igual. Podéis consultarlo en su web.]

Algunos cuentos para Halloween

¡Se acerca Halloween! Queda poco más de 1 semana para esta fiesta, ya internacional y relativamente nueva aquí pero que a mí me gusta celebrar. Me parece algo divertido y diferente y eso siempre está bien. Aun así, no me parece incompatible con seguir celebrando también nuestra Castanyada en Catalunya, o demás fiestas en relación a las castañas que se celebran en montón de lugares por toda España. ¡Pronto la peque se disfrazará también de castañera!

Pero hoy nos ocupa Halloween, que ya es común para muchos, y vengo a enseñaros estos cuentos que tenemos en casa, ideales para que los pequeños vayan ambientándose: ‘La Casa Encantada’ y ‘¡Cómo mola tu escoba!’.

‘La Casa Encantada’

dav

Editado por Bruño, en tapa y páginas de cartón duro, perfecto para los más peques. Con solapas por todo el libro que ocultan nuevos dibujitos y lo hacen más interactivo, unas ilustraciones muy chulas y llenas de color… Es uno de los favoritos de Clàudia para todo el año.

dav

En esta historia, los habitantes de la Casa Encantada están preparando la fiesta para la noche de Halloween y nos muestran su casa y lo que andan haciendo. Y al final… “¡que empiece la fiesta!”. Vampirina, la bruja Maruja o la familia Fantasma son algunos de sus personajes.

dav

‘¡Cómo mola tu escoba!’

dav

Escrito por Julia Donaldson e ilustrado por Axel Scheffler, los mismos creadores del exitoso ‘El grúfalo’ (otro favorito en casa, ya aparte de Halloween). Editado también por Bruño y en tapa dura. Una historia con una estructura reiterativa y en verso, que hace que los peques se queden fácilmente con el relato. Hace muy poco que lo tenemos pero ya nos encanta. ¡Recibió varios premios y fue traducido a decenas de idiomas!

dav

La protagonista es una bruja algo distraída que va perdiendo sus cosas por el camino. Los personajes que irá encontrándose le echarán una mano en eso y en mucho más… y nos enseñarán valores como la amistad y la importancia del trabajo en equipo.

dav

En nuestro caso, Clàudia aún no cumplió los 3 y todavía no lee. Ella mira las ilustraciones, levanta las solapas… Nosotros se los leemos y ambos libros son perfectamente adaptados a ella y también a un rango de edad más mayor. Como en todo, es cuestión de adaptarlo a sus habilidades, gustos… Compré los dos en Amazon, una de mis tiendas de referencia para comprar libros, pero seguro que los encontráis en cualquier librería o similar.

¿Los conocíais? ¿Nos recomendáis algún otro libro infantil para esta época? ¡Disfrutad de la fiesta más terrorífica del año! Booh! :O

¡Bienvenid@s a La Casita de Celia!

¡Bienvenid@s a mi blog La casita de Celia! 🙂

Lo inauguro hoy con mucha ilusión y empiezo por presentarme para los que no me conozcáis. Me llamo Celia, soy de Barcelona y mamá de una preciosa niña, Clàudia, de 2 añitos (¡ya casi 3!). Escribo en mi perfil de Instagram, @lacasitadecelia, desde poco después de nacer Clàudia y comparto allí mi maternidad, además de otras muchas cosas a las que me gusta dedicarme en mi tiempo libre, como la cosmética y la belleza, el cine y el teatro, la música, leer, viajar…

Soy enfermera y me dedico a ello, pero escribir ha sido siempre una de mis pasiones, sobre lo que me gusta, lo que pienso, lo que vivo… A veces Instagram se queda corto y me apetecía compartir mucho más con vosotras, así que… ¡aquí el blog!

Clàudia ocupa la mayor parte de mi tiempo, como imagino que nos pasará a todas las madres… Por ello, en este blog encontraréis todo lo que se vive en nuestra ‘casita’: a qué jugamos, qué leemos, dónde nos gusta ir, qué cosas usamos, qué hacemos, qué pensamos… Además, habrá también un espacio para nosotras mismas, las mamis: nuestro tiempo, nuestros mimos…, nuestras cosas al fin y al cabo, ¡que también lo merecemos! 😉

Me gustaría dar las gracias desde aquí a mis amigas, madres o no, y sobretodo a mi marido, el súper papi de la casa, por apoyarme y animarme a emprender esta aventura, por sus ideas, su visión. Gracias a las que me seguís por Instagram, me comentáis y me compartís vuestras experiencias, porque de ahí salen las ganas de escribir más. Gracias también a Mami Maravilla, La Mamá Novata y Mamistarsblog por echarme un cable con algunas cosas y ofrecerme vuestra ayuda (¡pasaros por sus blogs! 😉 ).

Muchas gracias a Mamá Leona, que ha sido la diseñadora de la cabecera y el logo del blog y de algunos fondos e imágenes que iréis viendo. Supo captarme perfectamente y es que ahí están mis colores, mi imprescindible mariposa (algún día os hablaré de mi historia con las mariposas)… y mi casita :).

cropped-mariposa-venenosa.jpg

Y tras las presentaciones y agradecimientos… os abro las puertas de mi ‘casita’. ¿Os apetece pasar? Me encantará conoceros si también os queréis presentar 🙂 y muy pronto… ¡empezamos! Estad atentas, suscribiros por email si os apetece para no perderos ninguna entrada y… ¡bienvenid@s de nuevo!